#522 LOS DEMONIOS DEL EDEN

Imprimir

Introduccion: Los demonios del edén documenta y denuncia las experiencias de abuso y explotación sexual sufrida por menores de edad en Cancún. Se siguen al pie de la letra los procesos contra el responsable de este delito, Jean Succar Kuri. La autora desenmascara al poder detrás de la pornografía infantil.

A principios del mes de septiembre de 2003, la abogada Verónica Acacio presidenta de la asociación civil Protégeme en Cancún recibió una visita. Protégeme A.C. defiende a menores víctimas de abuso sexual, la visita era Emma, una jovencita que aparentaba menos de 20 años. Es pertinente decir que el nombre de Emma es un seudónimo

Por su propia seguridad y por discreción, su nombre ha sido cambiado. En general hay un disposición internacional no escrita, que indica que a los niños no se les debe retratar ni mencionar cuando se ven involucrados en un delito. Usted seguramente recordará haber visto muchas fotografías o videos con los rostros velados por algun efecto para proteger al menor. En la actualidad, en muchos países, se protege a las víctimas de algún delito sean niños o no, para evitar que nuevamente sean victimizados por la prensa y los curiosos. Emma la jovencita que llegó a las oficinas de Protégeme no era una niña, pero sí tenía 13 años cuando fue víctima de abuso sexual. Habían pasado varios años desde la atroz experiencia a que había sido sometida y con el tiempo llegó a convertirse en el testigo principal contra Jean Thouma Hanna Succar Kuri. Emma entregó una cinta de video en la que grabó una conversación entre ella y Jean Succar. En esa conversación Jean Succar platica con soltura sin saber que esta siendo grabado y admite que le gusta tener sexo con niñas.

Con niñas queremos decir niñas pequeñas... incluso de cinco años de edad. Emma también entregó algunas fotografías pornográficas de ella y el casi senil Jean Succar. Esas fotos eran “recuerdos”, que habían sido tomadas por el propio abusador de niñas y entregaba a algunas de las fotos a sus víctimas... pero en realidad no eran recuerdos, esas fotos las tenían las niñas como advertencia de que serían mostradas si decían que habían tenido relaciones con Succar. Y probaban otra cosa, Succar no solo abusaba de las niñas... vendía esas fotos en redes de internet, su verdadero negocio era la pornografía infantil. El tenía el privilegio de ser el actor principal, el abusador de la menor en la foto. Y seguro sería la envidia de muchos de sus ricos e influyentes clientes. Emma no iba sola, iba acompañada por la señora Paulina Arias Paéz.

Quien había sido maestra de formación moral en la escuela católica La Salle de Cancun. Hacía cuatro años, cuando Emma tenía 16, le contó a su maestra Paulina su experiencia bochornosa con Jean Succar a quien llamaba "Johnny". La maestra se escandalizó e insistió a la adolescente que denunciara a Johnny. Pero la madre de la chamaca y su tío que vive en Mérida se negaron a hacer nada. La maestra guardó silencio 4 años. Coincidió con que a Emma se la llevaron a Nueva Orleans Estados Unidos. Allí recibió terapia psicoanálitica con un psiquiatra. Pero al paso del tiempo. allá en Estados Unidos se percató de que su vida no podría cambiar si no denunciaba a su violador.

UNA JOVEN DE 20 AÑOS, NERVIOSA Y APOCADA. HABLA CASI A MEDIA VOZ. UN POCO APENADA POR LO QUE DICE. OTRO POCO POR UNA NATURAL TIMIDEZPues con el médico que cura el espíritu me tranquilicé... ya no tenía esas horribles pesadillas... pero sin embargo cuando fue pasando el tiempo una idea se fue formando en la cabeza... y no era porque el médico me lo dijera, no; el veía conmigo el caso... y yo llegué a la conclusion que Johnny a mi me fregó... pero lo que me daba vueltas y vueltas en la cabeza fue que seguramente seguía abusando de niñas y niños como lo había hecho conmigo... supe entonces que ahora lo visitaban mi hermanita y mi prima que tenían 9 años... yo cerraba los ojos y se me figuraba Johnny haciéndoles porquerías a la niñas... ese día no comía... y lo pasaba muy mal...

UN MÉDICO, 50 AÑOS. UN HOMBRE SERENO, DE EXPRESIÓN VERBAL MUY CÁLIDA Y CALMADA. EL TÍPICO MÉDICO FAMILIAR BONACHÓN DE PROVINCIA
Es muy difícil la vida de un niño que ha sido abusado... por alguna extraña razón todos piensan que el niño olvida, que simplemente hay que dejar que pase el tiempo... pero no sucede así en un buen número de casos... la ofensa sigue presente... Los niños llegan a la adolescencia o a la edad adulta, sin poder poner orden en su vida... sin reconciliarse con ellos mismos... ellos, esos niños, que en realidad fueron las víctimas, son los que no se perdonan... no se pueden perdonar a sí mismos. Si reciben atención médica, se complica su situación porque toman más conciencia del asunto y ahora no se perdonan por no haber denunciado a su abusador.


Escuchar programa: .
Fecha de Transmisión: 10 de mayo de 2006

Dedicado a: Guadalupe Irizar, periodista

Fuente originaria: Cacho Lydia Información tomada del libro "Los demonios del Edén”. Editorial Grijalbo - Actualidad. Segunda edición. México, D.F. 2005.

Otras fuentes de interés:
Redacción “Caso de Lydia Cacho llegó a la ONU, porque en México no se hizo justicia: Ramírez en CNN

Redacción “Dictan orden de aprehensión contra Mario Marín y Kamel Nacif por caso de tortura contra Lydia Cacho

LA INTERPOL BUSCA A MARIO MARÍN TORRES EN 190 PAÍSES A SOLICITUD DE LA FGR
Hernández Alcántara Martín.


HA SIDO UN PROGRAMA DE: Juan Guerrero.

Asistente de producción: Guillermo Palacios.

Grabación: Arturo González;

Montaje: Francisco Mejía

Voces: Margarita Castillo, Guillermo Palacios, Rafael Alvarado.